El mundo que me toco vivir.

Crecí en un lugar en el que podías confiar en las personas, en el que era fácil creer y vivir, crecí cobijada por los brazos de mi abuelo, podría resumir con eso todo, pero se perderían toda la magia que hubo en crecer a su lado, mi abuelo fue el más extraordinario ser que mis…

Los paseos del abuelo.

El reloj sonó en punto de las seis de la mañana, mamá tuvo dificultad para levantarse, pero ella no, ella brinco inmediatamente de la cama, como impulsada por un resorte y se apresuró a despertar al resto de sus hermanos, y así uno a uno fuero estirando los brazos, las piernas, tallándose los ojos y bostezando, sabían que era temprano, aún no salían los primeros…

Kiki.

El tomó mi corazón en sus manos y lo lleno de flores, de esa clase de flores que nunca mueren, que nunca pierden su color, tomó mis oídos y los lleno de historias, de cuentos de hadas, de príncipes y princesas, de finales felices, tomó mis ojos y los llenó de bondad, de hermosos actos…

Seres extraordinarios.

El reloj marcaba las doce en punto, no había podido pegar pestaña en las horas que tenía acostada, tenia 6 años entonces y había pasado todo el día planeando la huida perfecta para esa noche, al lado de la cama tenía una pequeña maleta roja en la que guardó unas galletas, sándwiches, pasta de dientes,…